Boost como forma de pisada

---
Entrada de mi blog personal en marzo de 2015
--
Hoy he leído un artículo sobre zapatillas (enlace), e intentaré hablar de mi experiencia personal.
No soy ningún experto en zapatillas, pero ha día de hoy gasto 3 pares de zapatillas al año.
No se hablar ni de upper, ni de drop, ni de grados de pronación, pero os contaré de forma más o menos breve mi relación con las zapatillas de correr desde el año 2009.
Cuando volví a este mundillo quería una zapatilla cómoda (y barata) y en un outlet encontré las Nike free 5.0.
Las zapatillas como tal, estaban muy bien estaba contento con ellas, ya que al pesar menos de 70kg y unos ritmos de 4:30 las zapatillas aguantaban.
Cuando comencé a correr más rápido me di cuenta que las zapatillas no me aguantaban y se hundían mucho.
Entonces recuperé mis antiguas Nike Air Zoom Elite ... una zapatilla mixta (las zapatillas mixtas, para mi, son esas zapatillas de entrenamiento más ligeras que las que usas normalmente), pero estaban muy viejas, así que cuando me decidí a correr mi primer medio maratón me compré unas nuevas zapatillas mixtas, y así con un par de zapatillas podría entrenar y competir. Me pille unas adidas Boston (las Boston por aquel entonces no estaban dentro de la familia adizero).
Enseguida note la diferencia con las free, ya que tenían mucho más agarre al suelo, además de que el pie estaba mucho más sujeto.
Adidas Simpathy
mi debut en Marathon
Pero yo soy de la vieja escuela y para competir quería unas voladoras, así que un mes antes de mi debut en el maratón rescate mis antiguas zapatillas ... 1 entrenamiento y 2 competiciones ... esa es toda la segunda vida que les di, pero ellas me ayudaron a bajar de las 3 horas en el maratón.
Las agujetas que pillé me sirvieron de lección. YO NO PUEDO CORRER MÁS DE 10K CON UNAS ZAPATILLAS CON TAN POCA SUELA. Ese es el problema de la zapatillas tan "reactivas" que al tener menos amortiguación, la energía de vuelta es a base de su rigidez, y no todo el mundo tiene los pies y piernas para ello.
Así que yo volví a esas zapatillas que tanto me gustan que son las mixtas.

Durante unos cuantos años tuve monogamia con las adidas AdiZero Tempo. 3 pares de las Tempo he tenido, donde me llevaron a correr en 2:54 en el maratón de Paris y bajar de 36 minutos en los 10K de Pedrola.

Pero en verano de 2012, después de la boda de un amigo, me enseñaron el futuro. La verdad en color negro la zapatilla era FEA. Era diferente a todo lo que había visto o probado. Quedaban dos colecciones hasta que salieran a la venta, pero ya se empezaba a hablar del nuevo material.

Y entonces llego ... LA ZAPATILLA ... también salió en amarillo pero se agotaba en todos los sitios. Al final me pude hacer con ella. Tenía las ENRGY BOOST en mi poder.
Lo primero que notas es la comodidad, además que como la malla es extensible se adapta muy bien al pie y te lo sujeta mucho mejor de lo que en un principio parece, pero lo bueno viene cuando empiezas a correr, y notas como tras el contacto con el suelo, la zapatilla te pide ir más rápido.
He usado ya 3 pares y más de 3.000 km con ellas, rompí mi monogamia con la Tempo por ellas, y me volví monogámico. Para mi eran las zapatillas perfectas de entrenamiento y competición para la media y la maratón, corriendo 3 maratones por debajo de 2:50 en 2014 (1:20 en media y 35:50 en 10K). Creo que pueden ser usadas como zapatilla de competición para cualquier corredor, eso sí, si quieres que el BOOST te devuelva la energía tu ritmo tiene que ser algo vivo (por lo menos por debajo de 5:00 min/km)
Pero yo sigo evolucionando -entrenando más y más rápido- así que antes del Maratón de Múnich me compré las adidas AdiZero Boston (ya que iba a correr en Boston), mis nuevas zapatillas de competición.
Realmente no son voladoras, ya que son mixtas. Pero si las Energy te responden como unas mixtas aunque tengan la altura de suela de unas de entrenamiento, estas son unas voladoras en cuerpo de mixtas. La malla y los cordones te agarran el pie que da gusto, la suela continental te da más tracción (yo noto más la diferencia respecto a las Energy Boost cuando el suelo está mojado, ya que las Energy Boost patinan un poco), el Boost es el Boost, y el trorsion se extiende a hacia la parte delantera para darle más rigidez. Vamos que te incitan a correr más rápido.

Boston lo correré con las Boston Boost, y está claro que yo no volveré al EVA, lo bien que me trata el BOOST me va ha hacer quedarme disfrutando de su respuesta unos cuantos años más.
---
En Julio de 2016, voy por mi sexto par de Energy Boost, he tenido unas UltraBoost y la caja con el 3er par de Boston Boost está en mi poder. Pero sigo pensando que sino se va a correr a menos de 3:30min/km, la Energy Boost es esa zapatilla en la cual puedes confiar siempre (bueno en trails técnicos no)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares esta semana